Andrés Reyes Martínez

Imagen Las reglas del subsidio a la suspensión del contrato

Las reglas del subsidio a la suspensión del contrato

Imagen Encabezado Blog Notas Desde el Escritorio

 
 

El Gobierno reglamentó el programa de auxilio a quienes, a pesar de que tienen un vínculo laboral vigente, no están recibiendo el salario debido a la suspensión del contrato o a la ejecución de una licencia no remunerada. Sin embargo, tal como se desprende del tenor de la reglamentación, este mecanismo dejó por fuera a las empresas o empleadores que no presentaron la solicitud al PAEF por los meses de abril y mayo de 2020.

En efecto, los trabajadores cuyos empleadores no aplicaron al PAEF o Programa de Apoyo al Empleo Formal y que tenía el contrato de trabajo suspendido, no tendrán la posibilidad de acceder al beneficio. Es un problema que le Gobierno no haya advertido esta situación al inicio del PAEF. De esta manera, las empresas, así no cumplan con los requisitos de este programa, podrían haberle creado la posibilidad a las personas que tuvieron el contrato suspendido.

Las reglas son las consignadas en la Resolución 1262 de 2020 y las que aparecen en el manual técnico. En este escrito pretendemos explicar cada una de ellas.

1. ¿Quiénes son los beneficiarios?

De conformidad con el Decreto 770 de 2020, las beneficiaros serán aquellos trabajadores de quienes hayan presentado la postulación al Programa de Apoyo al Empleo Formal, que devenguen hasta 4 SMLMV, no hayan sido beneficiarios de programas asistenciales del estado y tengan suspendido el contrato de trabajo según los reportes en la planilla de liquidación de aporte PILA por los meses de abril, mayo y junio.

2. ¿A cuánto asciende el valor del auxilio?

El auxilio equivale a $160.000 durante tres meses. Ahora, si el trabajador tuvo menos de tres meses de suspensión del contrato de trabajo debidamente reportada a través de la novedad SLN en la PILA (bien sea por licencia no remunerada o suspensión del contrato de trabajo), recibirá el equivalente a las mensualidades respectivas de suspensión del contrato de trabajo.

3. ¿Cómo es el procedimiento?

La UGPP se encarga de identificar los potenciales beneficiarios de este auxilio según los datos reportados en las solicitudes del PAEF. Para ello, esta entidad se encarga de verificar cada una de las PILA que los empleadores allegaron con el fin de solicitar este beneficio y que cumplan con los requisitos propios de este programa.

Una vez se tenga la lista preliminar, la UGPP remitirá dicha información a Departamento Nacional de Planeación y al FOGAFIN quienes se encargarán de validar que ninguno de estos potenciales beneficiarios haya recibido programas asistenciales del Estado. De igual forma, la Registraduría verificará que no existan personas fallecidas como posibles receptores del programa.

4. Lista final de beneficiarios.

Una vez se identifiquen los beneficiarios según las reglas anteriormente explicadas, la UGPP emitirá un acto administrativo con la lista final de quienes pueden optar al programa. El Ministerio de Trabajo cruzará la información con las entidades bancarias de los beneficiarios del subsidio para realizar el desembolso a través del Ministerio de Hacienda.

Quienes no cuenten con un producto bancario emitido por una entidad financiera, el Ministerio de Trabajo podrá celebrar convenios para facilitar el pago de este beneficio contactándolos a través de los operadores de telefonía celular. En ningún escenario la no bancarización puede ser un obstáculo para el desembolso del auxilio.

Estas son las reglas básicas de este programa. Sin embargo, consideramos que el mecanismo para la identificación de los beneficiarios dejará por fuera a los trabajadores cuyas empresas no fueron beneficiaras del PAEF o programas de apoyo al empleo formal. En efecto, como la postulación y verificación se hace de conformidad con las solicitudes y documentación con destino al PAEF, quienes no aplicaron a este programa, no tendrán opciones para recibir los recursos del Ministerio de Hacienda.

5. Recomendación para las empresas:

Como lo dijimos anteriormente, en los términos de la reglamentación, los beneficiarios serán los trabajadores de las empresas que aplicaron al PAEF. Esto dejará por fuera a quienes no optaron a este subsidio. Por tal motivo, sugerimos a los empleadores que tienen a sus colaboradores con el contrato suspendido y que cumplen con los requisitos de disminución de los ingresos, que apliquen al PAEF del mes de junio. Esto con el fin de facilitar que las personas con la novedad suspensión SLN puedan acceder a este beneficio.

Imagen Pie de página Blog Notas Desde el Escritorio

Descargar documento

Autor: Andrés Reyes Martínez.
Contacto: [email protected] , [email protected]
Fecha de publicación: Julio 17 del 2020.

Imagen Auxilio de conectividad digital

Auxilio de conectividad digital

Imagen Encabezado Blog Notas Desde el Escritorio

 
 

Dentro de las medidas que se han promovido para contener el avance del virus SARS2 COVID-19, ha tenido especial protagonismo el denominado “trabajo en casa”. A diferencia del teletrabajo, esta figura tiene una connotación excepcional mientras dura la emergencia sanitaria decretada por el Gobierno Nacional.

Una de las características del trabajo en casa, es que, al no demandar desplazamientos por parte de los trabajadores a un lugar de trabajo particular, no se causa el auxilio legal de transporte y por lo tanto el trabajador carecería del derecho para recibir este beneficio. En efecto, partimos del supuesto que no hay gastos de cara a la movilización del trabajador entre la empresa y su lugar de residencia.

No obstante, lo anterior, si bien es cierto los trabajadores no incurren en gasto de movilización, la condición de trabajo en casa ha generado que éstos tengan que disponer de unos medios de comunicación para poder atender la ejecución de sus labores desde su domicilio.

Por lo anterior, el Gobierno Nacional decidió mediante el Decreto 771 de 2020, que a partir del mes de junio y mientras dura la emergencia, las personas que devenguen hasta dos (2) SMLMV y ejecutan su labor bajo la modalidad de trabajo en casa, recibirán un “auxilio de conectividad digital” por un monto equivalente al valor del auxilio legal de transporte.

Frente a este Decreto y ante las dudas que nos ofrece su articulado, pretendemos hacer una aproximación concreta sobre las preguntas que ya están surgiendo en los círculos empresariales.

¿Quiénes son verdaderamente los destinatarios del auxilio?

Atendiendo a la motivación de la norma y a su finalidad, serán los trabajadores que siguen prestando sus servicios para la empresa desde su lugar de residencia requieren el uso de las “TIC”, y que, debido a esto, precisan de manera indispensable “conectividad digital” para la ejecución de las labores a su cargo. De igual forma, que su remuneración total sea de hasta 2SMLMV.

Esto deja por fuera a aquellos que están en una situación de “salario, pero sin prestación del servicio”, es decir, quienes siguen recibiendo la remuneración pactada a pesar de no estar trabajando o las personas cuya sede de trabajo es el sitio donde viven y no requieren de conectividad. Por ejemplo, mayordomos, empleadas de servicio doméstico, guardas de seguridad o cuidanderos. Esto ya que no precisan de “conectividad digital” a la hora de ejecutar sus funcione.

¿Este nuevo auxilio hace parte de la base para liquidar prestaciones sociales?

En este punto el Decreto debió ser más claro. Definitivamente será un tema de controversia entre empresarios y trabajadores. Nosotros nos inclinamos a pensar que no es parte de la base para prima y cesantías en la medida de lo siguiente:

  • No hay norma expresa: el Decreto guardó silencio sobre dicha característica del auxilio. Por tal motivo no existe disposición alguna que obligue a incluirlo en la base de liquidación de prestaciones sociales. La norma habla específicamente del “auxilio legal de transporte”.
  • La norma aplicable se refiere al “auxilio de transporte”: La norma que obliga la inclusión del auxilio de transporte para la base de pago de prestaciones, es exclusiva al concepto de transporte.
    Debemos atenernos a la literalidad del artículo 7mo de la Ley 1ra de 1963, que regula el auxilio legal de transporte y se refiere exclusivamente a este beneficio, disposición que no se extiende al denominado auxilio por conectividad.
  • No es salario en los términos del artículo 127 del Código Sustantivo del Trabajo: Las prestaciones sociales se liquidan de conformidad con los pagos que recibe el trabajador y que están encaminados a remunerar la prestación de sus servicios. Este auxilio no tiene dicha finalidad. Por lo que, aplicando este principio, no debería incluirse en la base para el cálculo de prima o cesantías.

El debate está abierto y solo se dirimirá en la medida en que el Gobierno regule o le dé un alcance normativo. Mientras tanto, este tema será motivo obligado de controversia entre los empleadores y los trabajadores, no obstante, por las razones expuestas consideramos que la resolución correcta es no incluirlo en la base prestacional a menos que se expida norma que indique lo contrario.

¿Cómo debe entenderse a la luz del artículo 30 de la Ley 1393 de 2010?

Si bien no compartimos la posición que la UGPP asumió en el Acuerdo 1035 de 2015 en relación con los pagos no salariales de carácter legal, como el auxilio de transporte, bajo los supuestos incluidos en el mencionado Acuerdo, entenderíamos que el auxilio por conectividad deberá considerarse como un devengo no salarial para efectos de establecer el límite del 40% al que hace referencia el artículo 30 de la Ley 1393, en relación con el monto hasta el cual los pagos no salariales no harían parte de la base de cotización al sistema de seguridad social.

¿Qué pasa si ya tengo pacto un auxilio extralegal por trabajo en casa durante la emergencia?

Es posible que este auxilio legal haga innecesaria la continuidad del auxilio extralegal previamente existente, en ese sentido consideramos que es procedente la compensación o eliminación del auxilio extralegal.

Ahora bien, en el evento que el empleador ya viniera atendiendo las necesidades de conectividad, como por ejemplo disponiendo de las herramientas requeridas por el trabajador (internet y equipo de comunicación), en nuestra opinión sería valido argumentar que no existiría obligación de reconocer el auxilio legal creado por el gobierno. Lo anterior, siguiendo la lógica que el trabajador no tiene gasto por auxiliar, puesto que el empleador ya venía atendiéndolo directamente.

¿Este auxilio aplica para la modalidad de teletrabajo?

El teletrabajo está regulado por la Ley 1221 de 2008. Cuenta con un régimen especial, el cual prevé entre otras, que, al momento de la implementación de esta modalidad, se debe establecer el mecanismo para asegurar la conectividad. Por lo anterior, bajo la modalidad de teletrabajo implementada al amparo de la Ley 1221 no existiría obligación de reconocer el auxilio de conectividad a que hace referencia el Decreto 771.

Imagen Pie de página Blog Notas Desde el Escritorio

Descargar documento

Autor: Andrés Reyes Martínez.
Contacto: [email protected] , [email protected]
Fecha de publicación: Junio 05 del 2020.

Imagen Nuevas reglas de aislamiento obligatorio en Bogotá Decreto 749

Nuevas reglas de aislamiento obligatorio en Bogotá: Decreto 749

Imagen Encabezado Blog Notas Desde el Escritorio

 
 

1. Nuevas excepciones al aislamiento preventivo obligatorio o cuarentena:

Como parte de las directrices encaminadas a implementar el llamado “aislamiento inteligente” y a reanudar diferentes sectores de la economía, el Gobierno Nacional, con el apoyo de las autoridades sanitarias como el Ministerio de Salud, decretó que Colombia se mantendrá en cuarentena desde las 00:00 horas del lunes 1 de junio hasta las 00:00 horas del miércoles 1 de julio de 2020.

Los sectores de la economía que reanudan sus operaciones son:

  • La apertura de centros comerciales, museos y bibliotecas: Estos establecimientos no podrán superar el 35% de su aforo y la afluencia de público será controlada por cada alcaldía.
  • La apertura de todo tipo de comercio: cumpliendo protocolos y sin superar un aforo de 35%.
  • Se seguirá promoviendo el teletrabajo o trabajo en casa, sin embargo, las empresas pueden volver a reactivar labores en sus oficinas siempre y cuando cumplan con los protocolos de bioseguridad.
  • Los mayores de 70 años podrán hacer actividades al aire libre tres veces a la semana durante 30 minutos al día. No obstante, su confinamiento se extiende hasta el 31 de agosto.
  • Los niños de 2 a 5 años podrán salir de sus casas tres veces a la semana durante 30 minutos al día. Los niños entre 6 y 17 años también podrán hacerlo tres veces a la semana, pero por una hora al día.
  • Todas las personas entre 18 y 69 tendrán dos horas durante el día para hacer actividades al aire libre, como hacer ejercicio o caminar.
  • Volverán los servicios de limpieza y aseso, incluido el servicio doméstico y de lavandería serán permitidos.
  • Se permitirá la asistencia a peluquerías con citas programadas y bajo controles de bioseguridad.
  • Las actividades profesionales, técnicas y de servicios en general
  • Restaurantes en hoteles podrán atender a los huéspedes, así como vender a domicilio.

Sin embargo, la reanudación de estos sectores dependerá de que la secretaria y el Ministerio de Salud definan los protocolos de bioseguridad aplicables a cada uno de estos sectores. De igual forma, será necesaria la respectiva aprobación por parte de las entidades estatales para su efectiva reapertura.

2. ¿Cuáles serán las medidas aplicables en Bogotá?

Siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Salud el Distrito de Bogotá prorrogó las medidas vigentes al momento de la expedición del Decreto 749 de 2020. Es decir, las actividades que mencionamos anteriormente permanecen restringidas hasta el 15 de junio de 2020, fecha programada por la alcaldía con el ánimo de reactivar la economía distrital.

Pese a que el aislamiento sin las excepciones propuestas por el gobierno (antes mencionadas) en Bogotá sigue vigente hasta el 15 de junio de 2020, el Gobierno Distrital dispuso las siguientes disposiciones especiales:

– Inscripción voluntaria en la plataforma “Bogotá me cuida”: a raíz de las declaraciones efectuadas por la alcaldesa el 2 de junio de 2020 la inscripción en esta plataforma, que en principio era “obligatorio” pasó a ser opcional. Esto quiere decir que las autoridades policivas no podrán exigir su cumplimiento y tampoco sancionar.

Ahora, entre las preguntas que deberá contestar el trabajador, además del nombre, la cédula, la dirección de residencia, la localidad, el número celular, la hora la hora de salida, dirección y localidad hacia donde se dirige, así como la hora estimada de llegada, podrá responder qué tipo de medio de transporte utilizará y tendrá que especificar cuál de las excepciones lo cobijan para movilizarse.

– Manejo especial para la localidad de Kennedy: Desde el 9 mayo de 2020, con el aislamiento zonificado, Bogotá entró en una nueva fase de la cuarentena. Ya son catorce (14) las zonas de siete (7) localidades (Bosa, Puente Aranda, Chapinero, Suba, Antonio Nariño, Rafael Uribe Uribe y Kennedy) las que están en alerta naranja y que tienen restricciones diferenciadas del resto de la ciudad.

Atención especial merece la localidad de Kennedy, que se ha convertido en el principal foco de contagio del país. Por tal motivo y con el fin de reducir los índices de propagación del virus en este sector, el Gobierno Distrital ordenó el aislamiento casi total de sus habitantes.

En otras palabras, durante el 1ro de junio de 2020 y el 15 de junio de 2020 ningún habitante puede salir de su lugar de residencia sino es para alguna de las siguientes actividades:

  • Abastecimiento y adquisición de alimentos, productos farmacéuticos, de salud y de primera necesidad. Para su adquisición podrá desplazarse exclusivamente una sola persona por núcleo familiar.
  • Prestación de los servicios administrativos, operativos o profesionales de los servicios públicos y privados de salud.
  • Cuidado institucional o domiciliario de mayores, personas menores de 18 años, dependientes, enfermos, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables y de animales.
  • Orden público, seguridad general y atención sanitaria.
  • Atender asuntos de fuerza mayor o de extrema necesidad, circunstancias que deberán ser acreditadas en caso de que la autoridad así lo requiera.

3. Manejo especial de los trabajadores que residen en la localidad de Kennedy:

Los trabajadores que no hagan parte de las actividades indicadas anteriormente no podrán salir de su lugar de residencia. Esto implica que su disponibilidad, de cara a la prestación presencial del servicio, se encuentra restringida a menos que sea un trabajador cuyo empleador haga parte de las industrias exceptuadas.

La manera de implementar medidas que protejan el empleo y que se compaginen con los desafíos que impone esta nueva etapa de la cuarentena nacional deberías ser las siguientes:

  • Teletrabajo/trabajo en casa: si el cargo del trabajador y las funciones pueden desempeñarse a través de dicha modalidad.
  • Vacaciones pendientes, anticipadas, licencias remuneradas o no remuneradas. Por ejemplo, las vacaciones pueden concederse si el trabajador tiene días pendientes. Una licencia no remunerada requiere la autorización expresa del trabajador. Así mismo, para llevarlas a cabo es preciso que haya condiciones económicas.
  • Salario sin prestación del servicio: esta opción opera si hay condiciones para llevar a cabo.
  • Permisos remunerados compensable en trabajo suplementario: permitir que el trabajador descanse durante la época de cerco epidemiológico en Kennedy.Se puede acordar con los trabajadores pagar los salarios sin prestación de servicio, a cambio de que repongan el tiempo cuando se normalice la situación actual y puedan prestar sus servicios.
  • Suspensión del contrato por fuerza mayor: en caso de que el contrato y el cargo del trabajador no pueda desempeñarse bajo la anterior movilidad, consideramos que esto es una limitante definitiva para la ejecución de la relación laboral.

De todas, recomendamos evitar al máximo, así los trabajadores hagan parte de alguna de las cinco industrias exceptuadas, que haya trabajo presencial por parte de personas que habiten en esta localidad. Será la manera más efectiva de evitar posibles contagios o cierres intempestivo de la operación y de proteger la integridad del recurso humano de la compañía.

Imagen Pie de página Blog Notas Desde el Escritorio

Descargar documento

Autor: Andrés Reyes Martínez.
Contacto: [email protected] , [email protected]
Fecha de publicación: Junio 02 del 2020.

Imagen Pago del auxilio de incapacidad cuando hay salario variable

Pago del auxilio de incapacidad cuando hay salario variable

Imagen Encabezado Blog Notas Desde el Escritorio

 
 

¿Cómo se pagan las incapacidades según la normatividad laboral?

La Ley 100 de 1993 carece de alguna disposición que establezca la forma en la que deben reconocerse las incapacidades. No obstante, el artículo 206 de esta norma nos dice que las incapacidades se pagan de conformidad “las disposiciones legales vigente”. Este acápite nos remite a “las disposiciones” contenidas en los artículos 227 y 228 del Código Sustantivo del Trabajo.

¿Qué dice el Código Sustantivo del Trabajo respecto de las incapacidades cuando hay salario variable?

El artículo 228 dispone que, para el pago del auxilio de incapacidad por enfermedad de origen común, hay que promediar el salario devengado durante los doce meses anteriores a la fecha en la que sucede la incapacidad. El resultado, junto con el salario básico, será la base para liquidar esta prestación.

¿Cómo lo pagan las EPS?

Pese a la claridad de esta norma, las EPS pagan las incapacidades con el último IBC reportado, sin importar que el trabajador haya recibido salario variable y sin promediar los últimos doce meses, como establece el Código Sustantivo del Trabajo.

¿Qué consecuencias trae esta situación?

La principal consecuencia es la inexactitud del pago de la prestación. En efecto, puede ocurrir que el trabajador incapacitado reciba una cifra mayor o menor que la que le correspondería se hubiera realizado de manera correcta la cotización. Ello les ha generado distintos valores a los empresarios puesto que no saben qué hacer con la diferencia. Si es mayor, no saben si deben devolvérsela a la EPS o si es menor, si deben asumir dinero restante.

¿Por qué sucede esto?

El problema radica en la manera en la que se está realizando el reporte de las novedades cuando hay salario variable. Las empresas están usando, como IBC, el valor total del salario (básico y variable). Esto genera que el sistema lo tome como una variación permanente del salario. A su vez, las EPS lo tomarán como si este fuera el salario básico de la persona y como si no recibiera conceptos salariales variables.

¿Cómo debe hacerse para evitar esta situación?

Para evitar este inconveniente, la empresa debe reportar mes a mes la novedad de “variación transitoria del salario”. Allí se indicará el período de liquidación y el salario total del trabajador como IBC (fijo y variable) Lo anterior hará que el sistema reconozca que el trabajador devenga un salario variable y liquide las prestaciones por incapacidad aplicando lo dispuesto en el artículo 128 del CST.

Imagen Pie de página Blog Notas Desde el Escritorio

Descargar documento

Autor: Andrés Reyes Martínez.
Contacto: [email protected] , [email protected]
Fecha de publicación: Agosto 27 del 2019.

Flecha subir al inicio de la página